Ucrania toma franjas de territorio, a pesar de la movilización de Rusia

En la 32ª semana de guerra se produjeron avances en el este y el sur, lo que indica que Kiev continúa con su impulso de contraofensiva. Mientras tanto, Moscú retira sus fuerzas de Crimea.

Ucrania toma franjas de territorio, a pesar de la movilización de Rusia
Ucrania toma franjas de territorio, a pesar de la movilización de Rusia

La movilización rusa de 200.000 reclutas parece haber tenido poco impacto en la 32ª semana, en la que las fuerzas ucranianas retomaron más territorio en las regiones del este y el sur.

Las fuerzas ucranianas avanzaron desde Izyum el 30 de septiembre y rodearon Lyman, en el este de Donetsk. Retomaron la ciudad al día siguiente. Los efectivos rusos trataron de huir tras el dramático cerco y el extenso territorio circundante.

Según el Estado Mayor de Ucrania, sus fuerzas encontraron un convoy con 200 soldados rusos en él cerca de Shchastya. Estaban huyendo de Lyman.

Según el Estado Mayor, «se ha producido un aumento del estado moral y psicológico del personal enemigo, lo que ha llevado a muchos casos de soldados… a abandonar sus puestos».

El día en que Rusia movilizó sus tropas del 21 de septiembre, se produjo la caída de Lyman.

El 3 de octubre, el presidente ucraniano, Volodymyr Zilenskyy, se dirigió al pueblo ucraniano y declaró que estos refuerzos rusos ya habían muerto.

«Ya podemos ver los cuerpos de los tomados hace una semana entre los ocupantes muertos». Zelenskyy declaró que la gente no estaba entrenada para combatir y que nunca había estado en un conflicto.

«Pero el mando ruso necesita gente para sustituir a los muertos. Estas nuevas personas morirán y se enviará más gente. Esta es la forma de luchar de Rusia. Así es como Rusia perderá».

Lyman era un centro logístico clave para las fuerzas rusas. Podía ser utilizado por los ucranianos para acelerar los contraataques dentro de las regiones de Donetsk o Luhansk y reforzar la acción partisana tras las líneas enemigas.

La milicia de la autoproclamada República Popular de Luhansk, de tendencia prorrusa, afirmó haber derrotado los «repetidos intentos» de las fuerzas ucranianas de acceder a la refinería de petróleo de Lisychansk. Esta fue la última ciudad de la región que cayó en manos de las fuerzas rusas el 3 de julio. La milicia también informó de que había librado «feroces batallas por la vecina Kreminna».

Sin embargo, las fuerzas rusas en el este de Rusia siguieron avanzando hacia Bakhmut, un nodo de transporte de Donetsk que llevaban varias semanas intentando capturar.

Tres días después de la caída de Lyman, las fuerzas del sur de Ucrania obtuvieron una importante victoria. Avanzaron 30 km (o 18,6 millas) a lo largo de la orilla occidental del río Dniéper, su avance más rápido en la guerra.

Según el mando del sur de Ucrania, 31 tanques rusos fueron destruidos en un solo ataque. Los marines ucranianos capturaron el tanque ruso Davydiv Brid en la región de Kherson. Un avance separado hacia el oeste de Kherson tomó Myrolyubivka.

Alexander Sladkov, corresponsal militar ruso, declaró que 17 ciudades estaban bajo control ucraniano.

De seguir así, la toma de la orilla occidental del río Dniéper por parte de Ucrania podría dejar abandonados a unos 25.000 soldados rusos.

«El hecho de que hayamos roto este frente significa que… El ejército ruso ya ha perdido su capacidad de ataque, hoy, o mañana, puede perder la capacidad de defensa», dijo Oleh Zhdanov, un analista militar de Kiev.